LAS CUENTAS MUNICIPALES

Nuevamente son las Administraciones inferiores, o sea los Ayuntamientos, los que van a cargar con la mala administración de Sánchez y su Gobierno, que se declara a todas luces incompetente para solucionar la grave crisis económica que vivimos.

La idea ha sido la más fácil, coger el dinero que tienen más cerca, y sobre el que se sienten como “dictadores soberanos” de la gestión municipal, olvidando el concepto de “autonomía municipal”, acuñado en las diferentes leyes. Tiran de lo ahorrado por cada municipio, para costear intereses generales, o más bien políticos como estamos viendo a menudo.

Hay que recordar, que los Ayuntamientos no han quedado al margen en su gestión de los problemas de la pandemia, más bien ha sido al revés, han atendido como siempre sucede al ser la administración más cercana al ciudadano, muchas de las necesidades de los habitantes de sus municipios, han estirado su presupuesto, y modificado partidas, prescindiendo de inversiones o mejoras para el municipio, ya que la urgencia lo requería.

Y ahora el Ministerio de Hacienda, no tiene otra idea, para tapar su ineficacia, que dejarles sin los remanentes que han acumulado durante años debido a la estricta Ley de Estabilidad Presupuestaria (con lo que criticaron a Montoro, y ahora se comen sus ahorros) .

La fórmula magistral:es  poner sus remanentes a disposición del Estado, y este a cambio a lo largo de los dos años siguientes 2021 y 2022, proveerá de 5.000 millones en sus presupuestos para los municipios, que además tendrán que gastar el dinero únicamente en los destinos señalados. Nuevamente un ataque intolerable a la “autonomía municipal”.

Los Ayuntamientos habían pedido un porcentaje de los Fondos Europeos, que está por ver cómo llegan si España no realiza sus ajustes previos pertinentes, pero a esto tampoco se ha comprometido el Gobierno, lo ha dejado para una Comisión posterior de estudio, o sea, huele a promesa hueca y vacía.

Un chantaje en toda regla, vendido con la fórmula de acuerdo magistral, que implica voluntariedad del ayuntamiento, que tiene que decidir entre ceder su remanente, que claro de momento no puede gastar, ya que no se le permite, o cederlo y recibir un pellizco, no muy grande en los presupuestos 2021, que por ello y mucho más cada vez son más urgentes.

El dilema para los Alcaldes y corporaciones municipales está servido. La realidad, un Gobierno ineficaz enredado en sus propias ocurrencias y engaños.

P.D. en las horas desde que escribo estas letras, a su publicación, el Gobierno cambia de criterio y modifica el acuerdo con los Ayuntamientos y no devolverá el dinero hasta (2037), había propuesto en diez años. o sea 2.030. 

COMPARTIR ESTA ENTRADA

Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on print
Share on email